La inteligencia artificial para hacer el caso válido de publicidad digital empresarial

Por: Dr. Camilo Alfonso Escobar Mora ©

Fundador de JURÍDIA – Centro de Enseñanza e Investigación de Derecho Preventivo del Consumo en la Publicidad Digital

www.juridia.co

 

En nuestra teoría de derecho preventivo del consumo en la publicidad digital la inteligencia artificial es un medio (propiamente: es un producto —bien y/o servicio, según el caso—) que puede hacer el caso válido (el caso válido de publicidad digital empresarial) si es necesario para hacerlo. Esto significa que la diligencia de la empresa (diligencia mercantil) define cuando es necesario crear y/o usar inteligencia artificial para hacer el caso válido. Todo depende del caso.

 

Por eso: la inteligencia artificial solo es necesaria cuando hace el caso válido. Es decir: cuando la inteligencia artificial hace que una parte, unas partes y/o todo el caso sea válido es necesario crearla y/o usarla. Entonces: es diligente crear y/o usar inteligencia artificial cuando hace que una parte del caso o todo el caso sea válido. Propiamente: en la teoría hacer el caso válido significa hacer que los hechos del caso sean armónicos con las normas que les aplican de una forma que esos hechos materialicen esas normas.

 

Por eso: si la inteligencia artificial aporta a esa armonía y/o hace esa armonía (según el caso) es diligente crearla y/o usarla. Propiamente: es un deber (deber de diligencia) usar y/o crear la inteligencia artificial cuando es necesaria para el caso válido (para hacer el caso válido).

 

De hecho: hacer el caso válido solo se logra (hace) si esa validez se hace de una forma efectiva (eficiente y eficaz). Solo existe el caso válido si esa armonía se hace de forma efectiva. Propiamente: solo existe el caso válido si se hace con diligencia. La diligencia es una norma aplicable en el caso. Entonces: el caso solo puede ser válido si es armónico con la norma (o normas) de diligencia que le aplican (en general: el caso solo es válido si es armónico con todas las normas que le aplican).

 

Por eso: cuando la inteligencia artificial es necesaria para hacer el caso válido es un deber crearla y/o usarla para hacerlo. Solo es posible hacer el caso válido si su forma es efectiva. Propiamente: crear y/o usar la inteligencia artificial es un deber (deber de diligencia) para hacer el caso válido cuando es necesaria para hacer la armonía que hace el caso válido y/o cuando es necesaria para que esa armonía sea de una forma efectiva.

 

Entonces: la diligencia (mercantil) define en cada caso si la creación y/o uso de inteligencia artificial es necesaria o innecesaria para hacer el caso válido.