Sobre el deber de hacer la publicidad digital empresarial (mercantil) válidamente (jurídicamente)

Por: Dr. Camilo Alfonso Escobar Mora ©

Fundador de JURÍDIA – Centro de Enseñanza e Investigación de Derecho Preventivo del Consumo en la Publicidad Digital

www.juridia.co

 

La publicidad digital empresarial es la publicidad (digital) que la (una) empresa (es decir: que una actividad económica organizada, mercantil o no mercantil, según el caso) le comunica al (a un) consumidor. La publicidad digital empresarial mercantil (comercial) es la publicidad (digital) que la (una) empresa mercantil (comercial) le comunica al (a un) consumidor existente en relación con el mercado mercantil (comercial) en el que su ser (de, como, consumidor) se ubica en el (del) lado de la demanda (aunque no demande un producto, ya que ante la empresa mercantil es quien puede llegar a adquirir un producto) y el ser de la (esa) empresa (mercantil, comercial) se ubica en el (del lado) de la oferta.

 

Por eso, cuando la (una) empresa (mercantil) le comunica su publicidad al (a un) consumidor existe (se crea) una relación jurídica (extracontractual o contractual, según el caso) con base en la (esa) publicidad (y, en general, con base en los elementos que hayan originado esa relación, según el caso). Porque se crea un vínculo entre ellos en el que (a la medida de la forma del vínculo) existen derechos y deberes jurídicos. Es decir, derechos y deberes definidos en el derecho. Derecho entendido como el deber ser jurídico definido en (por) la filosofía del derecho, la teoría del derecho y las normas (jurídicas) del (de cada) Estado de derecho involucrado (en la relación).

 

Por eso, la empresa debe hacer que su publicidad (digital) sea válida (jurídicamente). No solo ante el consumidor. Ante el derecho. Es decir, debe hacer que su publicidad cumpla con las normas jurídicas que le apliquen en cada caso (es decir: en cada relación jurídica, extracontractual o contractual, existente internamente en la empresa o entre la empresa y seres externos a los seres que conforman la empresa, según el caso) en el que exista (esa publicidad). Por eso, la empresa (mercantil) debe ser diligente previendo y, en definitiva, atendiendo las normas jurídicas que le aplican a cada forma de publicidad (digital) que hace y/o hará (según el caso) a la medida de cada caso.

 

Específicamente, la empresa (mercantil, comercial) debe ser diligente (jurídicamente) conociendo y cumpliendo las normas jurídicas (por eso el conocimiento incluye la detección y el desciframiento, de una forma discrecional que no sea arbitraria porque atienda integral y armónicamente la naturaleza, el contenido y el alcance jurídico, de esas normas) que le aplican a (la forma de creación, de funcionamiento, de comunicación y de atención del efecto de) su publicidad (digital) en cada caso.

 

Haciendo (como consecuencia) que su publicidad (entendida como el todo, analógico y digital, creado por la empresa mercantil y/o por los terceros en representación válida de la empresa, según el caso) sea válida (jurídicamente) ante el consumidor. Al ser una publicidad que hace eficacia jurídica en lo relacionado con su ser. Porque (es el resultado del cumplimiento del deber de diligencia del —en el— goce del derecho de la libertad por parte de la empresa mercantil en cuanto a la forma de la existencia de su publicidad lo cual) hace que el consumidor goce (o, según el caso, pueda gozar) sus derechos ante la empresa en lo relacionado con la publicidad y permite que el consumidor (en su versión diligente, a la medida del caso) cumpla sus deberes en relación con ella (con dicha publicidad) para que (así) exista una relación (jurídica) válida (es decir: un vínculo jurídico válido) entre ellos (entre ambos, entre la empresa mercantil y el consumidor).